La pastelería, al igual  que la restauración, ha conocido momentos de éxito y después ha caído en el exceso. Lo que se dio en llamar nueva pastelería supuso un avance, como todas la modas, pero lo único eterno es el estilo. Así pues, lo que buscan los pasteleros actuales es un estilo antes que una tendencia o una moda. Ligeros, de vivos colores, los pasteles tenían sin duda buen aspecto, pero ese esteticismo exagerado se había desarrollado en detrimento del sabor.

La degustación forma parte del oficio, y este placer se combina con las privaciones de los regímenes que tanto aprecian ciertos gurús del buen comer. El postre es un goce, no solamente el final de una comida para darsse placer. La pastelería de nuestros días debe estar a la altura de nuestras expectativas, sabe sorprender, seducir y retener en la mesa a los gourmets, a los golosos y a los curiosos.

Pierre Hermé.

By 1 Comment , , 29 agosto, 2017
  • Hola, esto es un comentario.
    Para empezar a moderar, editar y borrar comentarios, por favor, visitá la pantalla de comentarios en el escritorio.
    Los avatares de los comentaristas provienen de Gravatar.

    Reply

Leave a Reply