Toda una trayectoria marcada por su trabajo, su talento y su generosidad, hoy es reconocida en todos lo ámbitos.

Me inicié en el Claridge Hotel por el año 73, ahí estuve hasta 1988. Pasé al Alvear Palace Hotel, luego el Marriot Plaza y finalmente el Sheraton Hotel hasta el 2001.
En ese año comienzo con la apretura del instituto, enseñando Pastelería, pastas y salsas. Estamos bastante contentos, con muchos alumnos. El proyecto es seguir creciendo, capacitando a alumnos día a día. Está pensado como una clara salida laboral, destinado a los que quieren realizar un emprendimiento propio o trabajan en confiterías o restaurantes, también para elaborar productos y venderlos.
Lo particular de este oficio, es bastante difícil no es para todo el mundo.

Estoy muy satisfecho por lo realizado y la familia siempre me apoyó.
A los alumnos les aclaro que tenemos que ir a paso lento, aprendiendo día a día, nosotros no prometemos que de acá van a salir hechos unos cocineros ni unos chefs, pero su darle las herramientas, es todo practica. Los alumnos trabajan, hacen los productos que están en el plan de estudios. Les aclaro que tienen que practicar en sus casa, para poder trabajar, es una profesión que siempre esta innovando.

 

By 1 Comment 18 octubre, 2017
  • universe
    11 junio, 2017

    Excepteur sint occaecat cupidatat non prnt sunt in culpa qui officia deserunt mollit anim id est laborum.

    Reply

Leave a Reply